COVB

Servicios a particulares

Consejos ante un animal perdido, abandonado o asilvestrado

A principios de año se suele producir un incremento de abandonos de mascotas. Diversas fuentes apuntan a que entre el 25 y el 30 % de los animales que se regalan por Navidad y Reyes son abandonados o cedidos pocos meses después. Aunque cada vez hay más conciencia a la hora de adquirir o adoptar animales de compañía, también se ha incrementado el número de mascotas que se adquieren como regalo.

Los colegios de veterinarios de Cataluña recomiendan no sucumbir a la compra de un animal solo por deseo y, en cualquier caso, pedir consejo a un veterinario de confianza. El hecho de incorporar una mascota a nuestras vidas, además de hacernos más felices, comporta una serie de obligaciones que son vitales para nuestra mascota, especialmente en cuanto a la salud y la educación del animal.

Por ello, el Consejo de Colegios Veterinarios de Cataluña pide hacer una serie de reflexiones antes de adoptar o adquirir un animal de compañía:

  • Antes de adoptar, se debe meditar nuestra decisión y asumir un compromiso: nos comprometemos a cuidarlo durante su vida, que puede ser de 12 años en perros y de 16 en gatos.
  • Es importante no crearte falsas expectativas sobre la entrada del animal en nuestra vida. Puede conllevar mucha felicidad, pero también sacrificios.
  • Debemos pensar en el impacto emocional y económico que tendrá en nuestra familia. Debe ser una decisión consensuada. Debemos preguntarnos si todos los miembros de la familia tendrán la misma implicación y el mismo vínculo emocional con la mascota.
  • Si la introducción de una mascota en un hogar no funciona, la mejor opción sería buscarle un nuevo hogar donde puedan cuidarlo. La peor de las consecuencias es el abandono, ya que contribuye a la saturación de los centros de acogida, que ya están desbordados, o las entidades protectoras, esperando una nueva oportunidad que a menudo no llega nunca.

Actuaciones ante el abandono de mascotas

Según la Ley de protección de animales de Cataluña, corresponde a los ayuntamientos recoger y controlar los animales abandonados, perdidos o asilvestrados. Estos pueden delegar la responsabilidad en entidades supramunicipales, siempre que estas cumplan la legislación vigente. En este sentido, todos los municipios deberían establecer un procedimiento a tal efecto e informar a la ciudadanía para que estos sepan qué hacer si se encuentran un animal perdido, abandonado o asilvestrado.

El Consejo de Colegios Veterinarios de Cataluña (CCVC) pone énfasis en los siguientes puntos:

  1. Localización del animal, para poder explicar posteriormente al propietario o a las autoridades el lugar en el que se encuentra o en el que pueden buscar.
  2. Ir con cuidado con el animal, porque puede estar asustado o desorientado, y puede reaccionar de forma imprevisible.
  3. Solo si el animal lo permite, mirar la placa identificadora, que por ley debe llevar en el cuello, y leer los datos o el código QR, para poder avisar al propietario.
  4. Notificar la localización del animal para que se puedan tomar las medidas necesarias, tanto para su atención veterinaria como para la identificación y localización del propietario a través del Arxiu d’Identificació d’Animals de Companyia  (AIAC) o de otros sistemas de registro.
    Esta notificación se puede hacer por teléfono en las siguientes instituciones:

    1. Ayuntamiento del municipio o protectora colaboradora.
    2. Guardia Urbana
    3. Mossos d’Esquadra.
    4. Agentes Rurales.

El AIAC es un servicio que el CCVC ofrece a la ciudadanía, con la intervención directa de los veterinarios. Permite localizar a los animales encontrados, siempre que estén debidamente identificados.

Documento del CCVC