COVB

Actualidad / Noticias

La Voz del Colegiado: Nuevos vínculos paciente-veterinario-propietario

20/09/2022

Hoy en día la mayoría de las familias son conscientes de lo que implica vivir con un animal de compañía en sus hogares; no sólo en relación con los cuidados y condiciones que requieren sino al vínculo especial y único que se establece entre los animales y las personas que conviven con ellos. Las nuevas generaciones han ayudado a madurar esta percepción, reconociéndolos como un miembro más de la familia y creando una relación afectiva muy estrecha con ellos.

Esta nueva identidad que han adquirido el perro y el gato en casa también se refleja de forma cada vez más notable en la clínica diaria de los últimos años. La dinámica actual que encuentra el veterinario en consulta es la de tratar con familias mucho más informadas y con interés en entender el porqué de los diagnósticos y tratamientos planteados en la visita. Además, se da mucha más importancia a la medicina preventiva y a la alimentación porque saben que, extrapolando de medicina humana, cuidar la salud se relaciona directamente con vidas más longevas y de mayor calidad. La veterinaria está cambiando, y ya no se busca al profesional veterinario más paternalista que dicta sus directrices en su propia opinión y experiencia, sino que las familias quieren entender y ser partícipes de las decisiones que se toman en la salud del perro o el gato de casa, colaborando de forma estrecha con el veterinario.

Existe otro aspecto que las familias consideran de vital relevancia en el centro veterinario escogido: el sentimiento de empatía. Conceptos como Petfriendly, Dog o CatFriendly y FearFree están cada vez más en boca de los clientes, que buscan materializar la idea de una veterinaria que se focalice en el bienestar y comodidad del paciente felino y canino en consulta. Esto también pasa por comparar la medicina veterinaria de pequeños animales con la medicina humana pediátrica, donde se prioriza el acompañamiento del paciente por las familias para aumentar su sensación de seguridad.

Todos estos hechos están forzando un cambio en la forma de entender y trabajar la veterinaria clínica que conocíamos hasta ahora. La demanda de la sociedad actual se centra en clínicas modernas de ambiente transparente y confortable, con personal altamente cualificado, comunicativo, empático (desde el veterinario hasta la recepcionista, pasando por el personal auxiliar) con formación en el manejo cuidadoso de perros y gatos; instalaciones preparadas para poder realizar muchos de los procedimientos con la familia presente, separación de espacios entre perros y gatos y hospitalizaciones que se alejen de la imagen de “jaulas” de años atrás. Otro rasgo diferencial es el proceso del duelo frente a la pérdida. Respondiendo a las necesidades actuales, se ha llevado a crear espacios especialmente adaptados a estos momentos, proporcionando así un ambiente más cercano con la familia.

Es necesario tomar esta nueva perspectiva como una oportunidad para mejorar y perseguir la excelencia. Se nos plantea el reto de acompañar esta transformación del vínculo en la clínica de pequeños animales, que ayudará en gran medida a dignificar nuestra profesión. Está en nuestras manos formar parte de ese cambio.


Gala Secanella Garcés – Col. 5295
Marta Olivella Louzao – Col. 5155
Gerentes Veterinari del Clínic